Síndrome de Down II

Si la madre ha pasado ya la barrera de los 35 años siempre es recomendable practicar la amniocentésis ya que el óvulo comienza a envejecer. Aunque la práctica de este análisis es muy simple, la posibilidad de romper el saco amniótico supone un 1% de riesgo de aborto.

Muchos padres se quejan de que el momento en el que el médico se encarga de transmitirle el resultado de las pruebas resulta frío y con muy poco tiempo para tomar la decisión. Debe ser algo que se medite de manera relajada, ya que cualquiera de las dos opciones que se presentan supondrán una serie de consecuencias psiquicas para los padres en un futuro.

El síndrome de Down además de ser un retraso en el desarrollo cerebral del pequeño, está generalmente asociado a cardiopatías que no pueden detectarse durante el periodo en el que se desarrolla el embarazo, como tampoco se puede tener un conocimiento completo del grado de discapacidad.

Falta de apoyo por parte de los médicos

Muchos padres que toman la decisión de continuar con el embarazo aseguran que la experiencia de criar a una persona con Síndrome de Down les ha resultado especialmente enriquecedora, a pesar de las dificultades se sienten felices y plenos. Aseguran que los niños con síndrome de Down son muy luchadores y cariñosos y no los cambiarían por nada.

Sin embargo, la mayoría de los españoles deciden decantarse por el aborto y no traer al mundo a niños con síndrome de Down. Es una decisión muy personal y que no debe generar culpabilidad sea cual sea en los padres. Si bien es cierto que la Federación Down ha denunciado en más de una ocasión que muchos doctores no ofrecen el apoyo y la información necesaria en este tipo de casos, más bien todo lo contrario.

Niños autosuficientes

La decisión final debe tomarla la pareja, los consejos o las opiniones de las personas que las rodean no pueden influir en un lado u otro de la balanza. Es necesario conocer los pros y los contras de seguir adelante con un embarazo y dar a luz a un niño con esta patología, pero siempre debe ser cosa de la pareja y de nadie más.

Hasta hace poco, la esperanza de vida de este tipo de niños era baja, sin emabrgo en las últimas dos décadas ha aumentado en 20 años. Hasta entonces lo habitual era que como máximo llegasen a alcansar los 55 años, actualmente llegan a superar los 70.

Las técnicas de estimulación por medio de ejercicios físicos, permiten que se activen en los primeros meses de vida partes del cerebro que hace décadas estaban destinadas a permanecer paralizadas para siempre.

Una educación especial y fomentar la independencia del niño también pueden ayudar a que sean perfectamente autosuficientes.

2 Comments

  • yolanda dice:

    los pacientes con dwon pueden tener hijos¿?

  • admin dice:

    En general si, pero con muchas dificultades. En caso de mujeres con Síndrome de Down existe un gran riesgo de tener hijos con alteraciones cromosomicas del mismo tipo, pero tambien es posible de tener hijos sanos. Por regla normal los hombres con Síndrome de Down tienen un indice de fertilidad muy disminuido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *