Qué hacer para calmar las náuseas I

Es una de las características más comunes de los primeros meses del período de gestación. Los elevados niveles de hormonas durante las primeras semanas hacen que el sentido del olfato y la sensibilidad hacia ciertos olores y comidas sea superior a lo usual.

Dos de cada tres mujeres embarazadas padecen náuseas, y habitualmente también vómitos. Las náuseas suelen ser mucho peores por las mañanas en algunos casos, en otras, esa sensación se prolonga desde la mañana hasta la noche.

Habitualmente esta sensación comienza sobre la sexta semana, pero puede aplazarse y comenzar incluso en la cuarta. Por lo general, estos síntomas se desvanecen en la semana 14. También existen casos en los que las náuseas desaparecen progresivamente durante el segundo trimestre, o incluso hay algunas mujeres que sienten ese malestar hasta el momento en el dan a luz.

Trucos para evitarlas

Para evitarlas uno de los trucos es comer lo que más apetezca, cuidando no subir de peso. Hay que intentar por todos los medios alejarse de las comidas o los olores que provocan las náuseas.

En el caso de que casi todo genere ese malestar, no hay que obsesionarse si se come sólo aquellas cosas que más gustan, aunque la dieta no sea muy equilibrada siempre será mejor comer algo y mantenerlo en el estómago, que realizar una comida perfecta que se acabara vomitando. En el momento en el que remita la indisposición se podrá retomar una dieta sana y equilibrada.

Los alimentos fríos o de temperatura ambiente arrojan un olor menos fuerte que las comidas calientes, por lo que resulta más recomendable.

Comer en pocas cantidades

Al despertarse por la mañana es aconsejable comer, por ejemplo, unas galletitas saladas y tras reposarlas unos 20 ó 30 minutos antes de salir de la cama, si no se han producido nauseas se puede tomar el desayuno. La misma operación puede repetirse durante la noche.

Otro consejo es el de comer varias veces al día aunque sea en menor cantidad. Por lo general mantener el estómago vacío es una provocación para la aparición de las náuseas. Los alimentos que estén menos condimentados que están integrados por gran número de proteínas son la mejor opción para evitarlos, aunque si realmente apetece, no se tiene por qué privar.

Se deben evitar las comidas grasas, que tardan más en asimilarse. También las comidas con gran número de especias, con ácidos y fritas porque pueden irritarte el estómago.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *