Qué es la toxoplasmosis

Qué es la toxoplasmosis

La toxoplasmosis es una enfermedad causada por el parásito Toxoplasma gondii. Más de 60 millones de personas en Estados Unidos tienen este parásito. La mayoría de ellas no se enferma. Pero el parásito causa serios problemas en algunas personas. Entre ellas se incluyen las personas con sistemas inmunitarios debilitados y bebés de madres que contrajeron la infección durante el embarazo. Los problemas pueden incluir lesiones en el cerebro, los ojos y otros órganos.

Riesgos de afectar al feto

Al ser un organismo capaz de atravesar la placenta es extremadamente peligroso para el feto, al poder infectarle ocasionando lo que conocemos por Toxoplasmosis congénita (cuando el niño se infecta antes de nacer).

El riesgo de que la embarazada que contrae la infección pueda contagiar al feto es de un 40%. Pero mucho depende el momento en que se contrae, pues en el primer trimestre es menos frecuente que en el segundo y en éste menos que en el tercero, sin embargo, durante el primer trimestre de gestación es cuando mayores daños causa en el bebé.

Si el parásito atraviesa la placenta e infecta al bebé podría provocar graves lesiones en el cerebro y en los ojos, pérdida de la audición, problemas de aprendizaje, e incluso la muerte del bebé.

Algunos bebés con toxoplasmosis congénita tienen anomalías en el cerebro y el sistema nervioso que pueden causar:

  • convulsiones
  • flacidez muscular
  • dificultades para alimentarse
  • pérdidas auditivas
  • deficiencia mental

Cómo se propaga la toxoplasmosis

La gente puede contraer la toxoplasmosis:

  • al tocar o entrar en contacto con heces (o cacas) de gato infectadas. Los gatos pueden contraer la infección al comer roedores, aves u otros animales de tamaño reducido infectados
  • al ingerir carne cruda o poco cocida de animales infectados (sobre todo de cordero, cerdo o venado)
  • al ingerir frutas, verduras u hortalizas crudas y no lavadas, que han entrado en contacto con el estiércol
  • al nacer infectado por la enfermedad (una mujer con una infección por toxoplasmosis puede trasmitir el parásito al feto a través del torrente sanguíneo)
  • al ingerir (o tragar) los huevos del parásito sin saberlo, que se pueden quedar en las manos después de tocar la tierra sin llevar guantes o de manipular alimentos no cocinados ni lavados
  • al beber agua contaminada

A pesar de que esta infección normalmente no se contagia de una persona a otra, excluyendo los casos de trasmisión materno-fetal, en contadas ocasiones, la toxoplasmosis puede contaminar las transfusiones de sangre y los órganos donados para hacer trasplantes.

La toxoplasmosis en los niños

Las toxoplasmosis en los niños puede ser una:

  1. toxoplasmosis congénita: cuando el niño se infecta antes de nacer.
  2. toxoplasmosis leve que afecta a niños sanos: similar a la infección en las mujeres embarazadas.
  3. toxoplasmosis sintomática: cuando afecta a niños con sistemas inmunitarios debilitados.

Ahora que ya sabes qué es la toxoplasmosis ten especial cuidado y cuida mucho a tu pequeño para que esta bacterie no os infecte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *