Proteger a los niños del sol

Disfrutar Canarias en un hotel de excelencia

Disfrutar en la Islas Canarias de un hotel de excelencia

La luz del sol ayuda a la circulación sanguínea y a la producción de la vitamina D, básica para el crecimiento y la fortaleza corporal, al mismo tiempo que se perfila como imprescindible para la absorción conveniente del fósforo y el calcio.

Pero para el caso de los niños, la luz del sol puede ser sumamente peligrosa y, por ello, comentaremos algunas recomendaciones que nos serán de mucha utilidad.

Tomar el sol sin peligro

La piel de los niños pequeños, en especial la de los recién nacidos, requiere de medios de protección especial para tomar el sol.

Por ser más sensible y fina que la de los adultos, se hace patente que la piel de los bebés no cuenta aún con la protección natural de la piel de los mayores. Por otra parte, los pequeños suelen estar más tiempo en el agua o jugando al aire libre, lo cual eleva notablemente la exposición solar sobre su piel.

Por lo anterior, y al ser la protección de la piel infantil algo esencial, los padres tienen que evitar la exposición directa del sol sobre la la piel de su bebé antes del primer año de vida del pequeño. Además, conviene consultar con el pediatra acerca de cuál es el factor de protector solar más conveniente para un bebé en función de su fototipo.

Tomar el sol en vacaciones

Para los padres viajeros, que acostumbran visitar lugares muy soleados en la compañía de sus hijos pequeños, es conveniente corroborar la fecha de caducidad de los filtros solares que piensan utilizar. También es recomendable inculcar a los niños pequeños correctos hábitos de exposición solar. En este caso, ayuda el que uno mismo como padre se ponga como ejemplo.

Por ejemplo, si se viaja a un sitio soleado y paradisíaco como algún hotel en Tenerife y se piensa tomar el sol allí en compañía de nuestros bebés, uno tiene que procurar seguir las medidas de prevención correctas. Debemos tomar el sol durante un tiempo conveniente, usar los filtros adecuados y utilizar gorras y gafas de sol y así el niño aprenderá de la mejor manera como cuidarse del sol.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *