Procesos infecciosos tras el parto, la mastitis

Es un proceso infeccioso de del tejido mamario producido por bacterias que han penetrado en él a través de las fisuras y conductos del pezón.

Inflamación de las mamas

La falta de higiene adecuada o las fisuras de la piel de los pezones en la lactancia puede permitir que bacterias normales que viven sobre la piel habitualmente (estafilococos) penetren en el tejido graso de la mama y proliferen. Produciendo de esta forma un flemón y abceso que comprime los conductos de salida de la leche de la mama. La mayoría de los casos se presentan en las primeras semanas después del parto.

Es la patología infecciosa más común del periodo post parto. A pesar de esto, la frecuencia con la que se presenta es baja, por cada 100 mujeres se producen entre 1 y 3 casos.

Sus síntomas son fácilmente reconocibles:

· Dolor de la mama
· Aumento de tamaño de la mama
· Enrojecimiento de la zona
· Calor
· Posible secreción de pus por el pezón
· Aumento de sensibilidad en el pezón
· Presencia de ganglios inflamados y dolorosos en las axilas
· Fiebre y malestar

Amamantar al bebé

El tratamiento es sencillo, con antibióticos de amplio espectro viral o intramuscular el proceso no debe ocasionar muchos problemas a largo plazo. Lo que si es de gran importancia es cuidar la extrema higiene de la zona, de esa manera evitaremos que la infección se convierta en algo más grave y doloroso.

Durante este proceso, no debe suspenderse la lactancia porque, a parte de afectar la nutrición del bebé, la leche se acumula en los senos generando más dolor y más riesgo de generar un absceso mamario.  Incluso cuando se estén tomando antibióticos (siempre bajo prescripción médica) no debe suspenderse la lactancia.  Si se llega a  tener un absceso mamario es muy probable que el médico intente drenarlo quirúrgicamente o mediante el uso de una punción guiada mediante ecografía y prohíba amamantar al bebé.  Sin embargo lo más habitual es que le indique a la madre que siga extrayendo la leche para evitar mayor congestión mamaria.

Para evitar su aparición además de la higiene es preferible evitar sujetadores que presionen las mamas y ropas muy ajustadas.

Este proceso infeccioso puede producirse también en mujeres que no estén lactando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *