Orgasmos durante el parto

Diversos estudios realizados por sexólogos de EEUU aseguran que algunas mujeres son capaces de experimentar orgasmos durante el parto. Según publica Fox News, de acuerdo con las investigaciones de la doctora Beverly Whipple en 1989, hay mujeres que consiguen tener un orgasmo mientras dan a luz en lugar de pasar por los grandes dolores de las contracciones.

Explicación científica

Esto se debe a la presión que ejerce la cabeza del bebé en el sistema nervioso pélvico, ya que estos nervios juegan un papel fundamental en los orgasmos vaginales, cervicales y de clítoris. Cuando el bebé se posiciona para salir, estimula muchos de los puntos que están vinculados al placer sexual, y a esto se le suma el hecho de que durante el parto se produce más oxitocina, la hormona vinculada al apetito sexual y que a la vez potencia las contracciones del útero.

Aunque este fenómeno estaba ausente en la medicina científica algunos grupos de feministas se interesaron en recopilar información sobre este hecho, y descubrieron que existen eventos similares entre un orgasmo y dar a luz.

Algunos médicos defienden que el orgasmo, durante o poco antes del parto, puede ser interpretado como un evento doloroso ante la expectativa de las contracciones durante la dinámica uterina.
En la literatura médica y científica, las únicas asociaciones que se contemplan se fundamentan en la manera en que las madres primerizas experimentan sus orgasmos después del parto en comparación con sus experiencias anteriores.

Algunos consejos

Teniendo en cuenta todo esto, a partir de ahora, cuando hablemos de parto ya no nos tiene que venir a la cabeza ese momento doloroso en que un bebé atraviesa el canal del parto hasta salir al exterior, si no que hay que tener en cuenta las cuatro claves que explica Yvonne Fullbright (sexóloga que también ha estudiado sobre el tema) para disfrutar al máximo del momento del parto. Estas son: Superar los temores, asumir que el embarazo no es un obstáculo para nuestra vida sexual, estar dispuesta a abrazar la idea del placer sin límite durante el parto, y por último, no poner barreras psicológicas a la llegada del momento.

El único inconveniente que se le ve a esto es la falta de intimidad que hace que a muchas mujeres les cueste desinhibirse y les cueste entrar en el estado emocional adecuado para que la naturaleza siga su ritmo, ya que estar rodeada de multitud de personas no son las circunstancias más adecuadas.

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *