La curva del azúcar I

La mayoría de los médicos recomiendan de manera habitual una prueba de glucosa o entre la semana 24 y 28 del embarazo para probar si existe diabetes, que algunas mujeres padecen durante el embarazo. No tienen por qué tener antecedentes ni se tiene por qué mantener una vez que haya finalizado esta etapa.

Esta prueba no ofrece un diagnóstico matemático, está sólo planteada para identificar a las mujeres que podrían tener posibilidades de sufrir algún un problema y se necesitan otras pruebas para diagnosticarlo.

Por este motivo, aunque el resultado sea positivo no quiere decir necesariamente que se vaya a tener diabetes durante el embarazo. De hecho, solamente un tercio de las mujeres a las que les da un resultado positivo en la prueba, sufren realmente diabetes del embarazo.

Pruebas para saber si se sufre

Para saber si se sufre diabetes del embarazo, habrá que pasar por una prueba más larga y más específica, que se conoce como la curva de la glucosa.

Aproximadamente un 5 por ciento de las mamás desarrollan este tipo de diabetes. Debido a que esta enfermedad no origina síntomas, someterse a esta prueba es la única manera de saber si se sufre.

Es posible que el médico quiera realizar la prueba antes de que se cumplan las 24 semanas, si una de las pruebas habituales de orina muestra que hay una cantidad importante de azúcar en la sangre o si cree que existe un riesgo alto de padecer diabetes gestacional. Si los resultados que se obtienen son normales, se repetirá la prueba entre las 24 y las 28 semanas.

Si ya se ha diagnosticado la diabetes antes del embarazo, no será necesario que se vuelva a hacer la prueba. El médico en ese caso trabajará junto a la mujer la manera de controlar esta enfermedad durante el embarazo.

En qué consiste la prueba

La mujer tendrá que beber una solución de agua azucarada, que contendrá 50 gramos de glucosa. Hay que tomársela en unos cinco minutos. Algunos centros médicos la tienen refrigerada o te incluso dan la posibilidad de echarle hielo.

Habrá que esperar una hora hasta que el médico, o la una enfermera, tome una muestra de sangre para conocer cuál es el nivel de azúcar en sangre. Se comprueba así la eficacia del cuerpo para procesar ese azúcar. El resultado de la prueba estará disponible en unos días.

Si el resultado no es normal y los niveles son demasiado altos, es que algo ocurre. Suele pasar entre el 15 y el 23 por ciento de las veces, el médico ordenará entonces que se practique una prueba que conocida como la curva de la glucosa, para comprobar si realmente existe diabetes del embarazo. Por lo general, el número de mujeres a las que les da positivo la primera prueba es elevado, pero no sufren diabetes del embarazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *