Inmortalizar el momento del parto

Antes la imagen de un parto era: la mujer gritando dentro del quirófano como si estuviera poseída y el hombre dando vueltas por los pasillos fumándose hasta las uñas mientras esperaba a que la enfermera le sacara a su bebé en brazos (todo esto generalmente acompañado de la suegra).

Esto ha cambiado mucho, ahora es habitual que el hombre acompañe a su pareja en el momento del alumbramiento (con desmayo del padre incluido al ver tanta sangre según el caso).

Por eso son muchos los que se deciden a inmortalizar ese momento y se echan la cámara al hombro, la de vídeo o la de fotos, cuestión de gustos.

¿Se podrá grabar?

Pero no siempre lo que nos apetece es lo que nos permiten hacer, aunque en los últimos años han sido muchos los que han querido plasmar ese momento en imágenes, existen numerosos hospitales que no permiten filmar ni hacer fotografías de ese momento tan especial.

Lo principal antes de ponernos en la piel de Almodóvar es saber si la mamá va a estar de acuerdo en que la graben en un momento tan íntimo. Si ella, que al fin y al cabo es la actriz principal junto al bebé están de acuerdo, lo siguiente que hay que hacer es lo que os comentábamos antes, informarse de si en el lugar donde tendrá lugar el alumbramiento permiten la filmación.

Ángulo de grabación

Como en cualquier reportaje, lo principal es asegurarse de que las baterías están cargadas o de lo contrario podemos quedarnos solo con la imagen del momento de las contracciones y perdernos el final de la película.

El ángulo desde donde se grabará también es importante, y sobre todo saber si será un vídeo que solo verán los protagonistas o si será proyectado en reuniones de amigos o familiares.

Resulta bonito, cuando ya ha pasado todo y se produce el visionado que la cámara haya recogido no solo el momento del nacimiento, sino otro tipo de gestos, como cuando él le coge de la mano a ella, o cuando lo toma entre sus brazos una vez que ha nacido, el corte del cordón umbilical etc.

Puede ser un hermoso recuerdo, pero si es el padre el que se va a encargar de hacerlo, tal vez debería plantearse, si prefiere hacer un vídeo que sea nominado a los Goya o simplemente prefiere no tener la cámara en la mano y disfrutar del hermoso momento junto a su pareja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *