Otra forma de dar a luz

Captura de todanoticia.com
Captura de todanoticia.com
Captura de todanoticia.com

Captura de todanoticia.com

Lo primero que tenéis que hacer es seguir el consejo de un médico y preguntarle si vuestro parto va a tener algún tipo de riesgo que sea previsible. Hay que saber que no todas las mujeres pueden dar a luz prescindiendo de un equipo médico y de un instrumental específico. Si vuestro ginecólogo os da luz verde, ¡adelante!

Aunque no sea un tipo de parto propiamente dicho, actualmente está en auge dar a luz en nuestra propia casa. Si tanto la madre como el hijo están en buen estado de salud, es una opción a tener en cuenta. El requisito necesario es contar con la presencia de una matrona, a la cual hay que contratar de manera privada, pues los partos en casa no los cubre la Seguridad Social. Este método supondrá un gasto de entre 2.000 y 3.000 euros, ya que se necesita la asistencia de la matrona durante las últimas cinco semanas de gestación, durante el parto y los primeros días posteriores al mismo.

Parto acuático

Últimamente se están reconociendo los beneficios que puede tener un parto que se desarrolle en el agua. Hay que explicar, que el parto se produce en una piscina o bañera con agua a 37ºC, asistido por un ginecólogo y matrona.

El agua, al estar a la misma temperatura que la madre, actúa de efecto relajante por lo que reducirá los dolores del parto. Además, si pensamos en el bebé, es el parto menos traumático para él, pues la piscina tendrá un efecto de continuación del líquido amniótico. Por último, decir que este tipo de partos favorecen la desaparición de posibles infecciones, debido a la temperatura del agua.

Parto en cuclillas

Lo mejor de este tipo de partos es que se facilita la salida del bebé, ya que abre por completo el canal de parto y comprime la cavidad abdominal. Este tipo de partos suelen ser más rápidos de lo habitual, ya que la gravedad jugará a favor de la madre. Al facilitar la bajada del bebé, se necesita menos fuerza de empuje. Además es una posición perfecta para la rotación del bebé si fuera necesaria y también la pelvis se abre más que en otras posiciones. Esta posición también evita lesiones típicas del parto, como puede ser una hernia.

Aunque consideremos en nuestra cultura como algo poco habitual, la postura en cuclillas en otros países es la más empleada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *