Donación de óvulos II

Para ser donate de óvulos lo principal es que la mujer se encuentre sana. Por lo general el perfil es el de una joven universitaria entre 18 y 25 años se decide al conocer a alguien que ya haya pasado por el proceso, o tal vez porque en su círculo cercano se exista alguien que haya pasado por problemas de infertilidad.

Una de las razones por las que el proceso de donación lo suelen realizar generalmente las jóvenes universitarias es porque éste es largo y necesita de múltiples visitas a la clínica donde va a realizarse, lo que resulta un problema si las donantes trabajan y, por tanto, cuentan con un horario más rígido.

Una misma donante puede efectuar este proceso en más de una ocasión, es más por lo general las mujeres que se someten a él repiten. Habitualmente suele realizarse en tres o cuatro ocasiones. Aún así son más las solicitudes de las mujeres que los necesitan que de las que los donan. De ahí que muchos centros, la gran mayoría de los privados y alguno de los públicos, saquen campañas informativas y de captación de donantes en los medios de comunicación como en las facultades.

Alto porcentaje de universitarias

Los centros públicos que no disponen de recursos económicos con los realizar estas campañas destinadas a las donantes en potencia, buscan la colaboración de las propias mujeres que necesitan los óvulos para que se los implanten.Las receptoras aportan una posible donante que suele formar parte de su círculo próximo, amistoso o familiar. La legislación española exige que la donación sea absolutamente anónima, las mujeres no recibirán en ningún caso los óvulos donados por la persona que les acompaña, sino por otra con la que jamás tendrán ningún contacto.

La escasez de donantes también tiene su origen en el bajo porcentaje de candidatas que superan los estrictos controles y exámenes médicos que se realizan con anterioridad al proceso de donación. De cada 100 mujeres que se interesan por realizar la donación en los centros de reproducción asistida, tan sólo 20 o 25 son aceptadas.

Exámenes exahustivos

El protocolo de selección de donantes viene está recogido en la ley, exactamente en el Real Decreto 412/1996 de uno de marzo. Según esto, la posible donante debe encontrarse en una edad comprendida entre los 18 y los 35 años, tener una función ovulatoria normal, no padecer ni ella ni sus familiares más próximos ninguna malformación, enfermedad genética, congénita ni hereditaria estar sanas y no sufrir alteraciones o enfermedades de transmisión sexual, demás de no haber dado a luz a más de seis hijos.

Todos estos datos se comprobarán en un reconocimiento médico exhaustivo, que incluirá los antecedentes de la donante y de sus antecesores, además de un examen físico en el que se incluirán sus diferentes características como la raza, la talla y el peso, de ojos, de pelo, grupo sanguíneo y factor Rh. Las personas que no logren pasar este examen conocerán de manera confidencial los motivos por los que finalmente no se han podido convertir en donantes de óvulos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *