Donación de óvulos I

Cada vez más son las mujeres que debido al tiempo que alargan el momento de ser madres, tienen problemas a posteriori con sus óvulos y necesitan de la donación de éstos para lograr su objetivo.

Las donaciones de sangre o de órganos son habituales en cualquier parte del mundo. Las de óvulos pueden cambiar también la vida de parejas que, de otra forma, no podrían jamás convertirse en padres.

En España existen numerosos centros, generalmente privados que se encargan de extraer ovocitos maduros a mujeres sanas de entre 18 y 35 años y que de forma voluntaria realizan un proceso largo, indoloro y seguro (aunque a veces un poco pesado) por el que reciben una compensación económica que se encuentra en torno a los 900 euros.

Las donantes de ovocitos son muy escasas y aunque ahora en tiempos de crisis muchas de ellas se deciden, aún se necesitan muchas más.

El proceso

Los ovocitos son los gametos femeninos que aún no han madurado. Aproximadamente son 400.000 el número de óvulos inmaduros con los que una mujer sana nace. A lo largo de su vida únicamente de 400 llegarán a convertirse en óvulos con posibilidad de ser fecundados, uno por mes. Hacerse con estos óvulos es la meta de la donación.

Para garantizar la eficacia del acto de la donación, los centros médicos en los que se lleva a cabo el proceso usan una técnica conocida como estimulación del ciclo ovárico de la donante.

Este proceso, es un de un periodo largo que suele durar entre los doce días y el mes, y se basa en un tratamiento de hormonas cuya duración varía en función del centro y las características hormonales de la mujer que se enfrenta a este proceso.

Habitualmente se hace durante 20 ó 25 sesiones que son las que permiten la maduración de más de un óvulo. La vigilancia de su evolución se hace por medio de ecografías y análisis hormonales y el resultado suele ser entre 6 y 10 ovulos en perfecto estado.

Los óvulos que se consiguen se extraen de la donante a traves de una punción bajo anestesia local o sedación. La intervención dura poco más de media hora y no requiere ingreso ni post-operatorio. Únicamente se pide a la donante que mantenga reposo durante 3 o 4 dias.

Como cualquier intervencion la donación de óvulos puede conllevar algún riesgo, pero es mínimo. Los controles que se realizan antes, durante y después del proceso estan muy cuidados.

La hiperestimulación ovárica es una de las principales complicaciones que pueden aparecer, que es el momento en el que la mujer comienza a generar un número exagerado de óvulos, con síntomas como el abdomen hinchado o dolores.

Aunque la posibilidad de que se produzca este fenómeno es muy reducida, se estima en uno de cada 250 casos aproximadamente.

Tambien es mínimo el riesgo de la punción ovárica, es decir, que el ovario sufra daños en el proceso de extracción, o el que podría realizarse por la utilización de anestesia.

En realidad lo unico que se lleva a cabo con este proceso es el aprovechamiento de los óvulos que de otra manera no se utilizarían absolutamente para nada pero que si se donan pueden cambiar la vida de otra persona para siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *