Aprende a llevar mejor el dolor pélvico durante tu embarazo

Si experimentas dolor pélvico durante tu embarazo, debes de saber que no estás sola, ya que durante esta etapa, al menos un 80% de las embarazadas sufrirán este tipo de dolor en algún momento.

Muchas mujeres sienten dolor pélvico durante los primeros meses del embarazo. Es un dolor localizado en la parte más baja del torso, en la zona que se encuentra por debajo del abdomen y entre los huesos de la cadera (pelvis). Puede ser agudo o de tipo cólico (como los cólicos menstruales) e intermitente.

Puede ser repentino e insoportable, sordo y constante, o una combinación de ellos. Por lo general, el dolor pélvico temporal no es un motivo de preocupación. Se produce en condiciones normales debido a que los huesos y los ligamentos se mueven y se estiran para acomodar el feto.

La causa del dolor pélvico suele ser el propio embarazo. Principalmente, se debe a dos factores: por un lado, a una hormona llamada relaxina que tiene el fin de relajar las articulaciones para facilitar el futuro parto. Y, por otro lado, a los factores mecánicos del embarazo, es decir, al propio peso y presión que ejercen el bebé y el útero sobre los huesos de la pelvis.

El dolor pélvico se diferencia del dolor abdominal, que tiene lugar más arriba en el torso, en la zona del estómago y del intestino. Sin embargo, a veces es difícil discernir si el dolor se produce en el abdomen o en la pelvis. El dolor abdominal durante el embarazo no suele deberse al embarazo.

Dolor pélvico en el embarazo: tipos

Durante tu embarazo puedes tener varios tipos de dolor pélvico.

Por ello, para tener un diagnóstico oportuno y un tratamiento correcto, importante diferenciar en qué etapa de tu embarazo se produce el dolor, y qué tipo de dolor estás sufriendo.

En este sentido, podríamos diferenciar el tipo de dolor por:

  • Etapa del embarazo: según el trimestre en el que te encuentres puede ser distinta la causa del dolor.
  • Localización del dolor: el dolor puede ser en varias zonas: a nivel anterior de la pelvis, posterior (confundirlo o añadido con el de espalda), a nivel de las caderas, irradiarse a los muslos (en la zona externa e interna),…

¿Cómo aliviar el dolor pélvico?

En otros tiempos, a las futuras mamás que sufrían este trastorno se les prescribía un complemento de calcio y de vitamina D para reforzar los huesos. Hoy en día, se tiende a sugerir la realización de terapias físicas, como la osteopatía o las actividades acuáticas, donde la barriga pesa menos y el dolor se atenúa. De este modo, se puede trabajar con esta parte del cuerpo y relajar los músculos.

Tips para suavizar el dolor pélvico durante tu embarazo:

  • Mantener las piernas lo más simétricas y paralelas posible. Cuando se baja del coche, por ejemplo, es conveniente sacar las dos piernas a la vez, y no una después de la otra. Asimismo, es aconsejable cargar el peso sobre las dos piernas al mismo tiempo.
  • Evitar los trabajos que obligan a estar de pie todo el tiempo. Si no hay más remedio, es importante realizar descansos, intentando repartir siempre el peso entre ambas articulaciones.
  • Por la noche, cuando la futura mamá está en la cama, es conveniente dormir con un cojín entre las piernas; además, es importante levantarse muy lentamente, sobre todo, por la mañana, al despertar.
  • Estar sentada al subirse las medias o los pantalones.
  • Descansar mucho durante el día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *