Curiosidades del embarazo

Screenshoot de Bebésymás.com

Screenshoot de Bebésymás.com

Sin duda el embarazo es el proceso que más cambios físicos y psicológicos presenta.

No sólo cambiará tu bebé, tú también lo harás

El primer y más representativo problema en el embarazo son los cambios físicos, tobillos hinchados, aumento de pecho… Son cambios muy conocidos y que no tienen que preocupar.

Si quieres saber hasta qué punto el vientre cambia, es bueno saber que en el proceso final del embarazo podrá albergar hasta 5 litros, sabiendo con esto que su volumen se ha multiplicado por mil, y que estos cambios comenzarán a notarse desde la semana 12.

A la hora de comer, la ingesta de grasas es beneficiosa, fuera de lo que pueda parecer, ya que ayuda al desarrollo físico del bebé. Con ello, se multiplica la necesidad de ingerir calcio, proteínas y calorías entre otras.

Tu peso durante todo el proceso de embarazo podría verse aumentado hasta aproximadamente 14 kilos.

Cuanto antes comenzaras a tener el período menstrual más posibilidades tienes de sufrir complicaciones durante el embarazo.

Es posible sufrir el conocido como ‘síndrome del Nido’ en la etapa final del embarazo, consiste en querer abarcar más acciones de lo normal de manera impulsiva y llevar a cabo muchas actividades. Todo esto es debido a la próxima llegada del bebé y está relacionado con la necesidad de que todo esté en orden y preparado para su llegada.

El vital desarrollo de tu bebé

Lejos de lo que en ocasiones se cree, que un bebé sea o no prematuro no depende de su peso si no de la semana en la que nazca, en cualquier momento antes de las 32 semanas se le considera prematuro.

Seguro que habrás oído los beneficios de la música para el bebé, sin duda es un potente punto a la hora de su desarrollo. El feto es capaz de reaccionar y escuchar los ruidos del exterior a partir de la semana 20. Si escucha canciones durante el embarazo, al nacer las reconocerá y le proporcionarán calma.

Es sabido que el bebé traga líquido amniótico, además la ingesta del mismo es mayor cuanto más dulce sea, y la frecuencia con la que se renueva es cada 24 horas.

Reacciona ante movimientos y ruidos, con un poco de constancia puede que consigas que conteste de alguna manera a tus estímulos si por ejemplo das unos leves golpecitos con la mano.

Si hueles algo con un aroma especialmente fuerte, (como un perfume, una comida…) se transmite a través de la sangre, el feto también lo notará y de alguna manera reaccionará ante él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *