Conducir embarazada es posible, no tengas miedo.

Si eres una mujer que está esperando un bebé te estarás preguntando si puedes conducir estando embarazada. La respuesta es sí pero con precaución.

La conducción durante el embarazo debe ser tan previsible y tan suave y progresiva como sea posible, evitando brusquedades, movimientos violentos y frenazos que, de algún modo, podrían dañar a la madre o al feto. A bordo del coche, es importante llevar un historial médico de la mujer embarazada para afrontar con mayores garantías cualquier eventualidad que pudiera surgir.

Ponte el cinturón para conducir

Conducir estando embarazada no te libra de ponerte el cinturón, es primordial hacer un buen uso del mismo.

Para estar protegida debes ponerte el cinturón entre la tripa y el pecho. Nunca te pongas la parte superior del cinturón atravesando la barriga. La parte inferior de este debe estar entre los muslos y la tripa. Así, si tienes un accidente, la presión se repartirá homogéneamente en el útero y la barriga donde está tu bebé se mantendrá segura.

Existen distintos estudios que han demostrado que la madre y el pequeño tienen más probabilidades de sobrevivir en un accidente si llevan el cinturón puesto. Además, no olvides que si no lo llevas poner en riesgo tu vida y también pueden multarte. En el caso de que fueses en el coche, se produjese un choque y no tuvieses el cinturón puesto, te pegarías contra el volante lo que puede hacer que tengas contracciones anticipadas o en el peor de los casos un aborto, ya que el golpe haría que la placenta se desplazase.

Consejos para conducir si estás embarazada

Según la fundación de seguros MAPFRE si sigues estas instrucciones podrás conducir sin problemas estando embarazada:

  1. Consultar siempre con el médico especialista. No es recomendable conducir cuando se sufren contracciones, alteraciones del embarazo o riesgo de parto prematuro no es recomendable.
  2. Comodidad y seguridad al volante. La mujer embarazada debe de adaptar la distancia entre el asiento y el volante a su nueva situación, desde el primer momento.
  3. Usar siempre el cinturón de seguridad de manera correcta, excepto que sea contraindicado por el médico especialista.
  4. Evitar los viajes largos, de más de tres horas seguidas, haciendo paradas cada hora para estirar las piernas, hidratarse y orinar convenientemente.
  5. La distancia correcta entre la mujer embarazada y el volante debe de ser de unos 25 cm, sobre todo, si el coche dispone de airbag (dicho dispositivo debe de orientarse hacia el tórax y la cabeza, nunca hacia el abdomen).
  6. La espalda debe de estar lo más recta posible.
  7. Evitar maniobras bruscas, como acelerar o frenar súbitamente.
  8. Se desaconseja la conducción durante el último periodo de embarazo, aunque no los traslados en vehículo.
  9. Tras el parto, el médico deberá decidir el mejor momento para volver a conducir.

Como has podido comprobar, haciendo un buen uso del cinturón y tomando los consejos anteriormente expuestos, conducir embarazada es posible y seguro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *