Cuidarse tras el parto

(Captura de embarazadablog.com)
(Captura de embarazadablog.com)
(Captura de embarazadablog.com)

(Captura de embarazadablog.com)

Las dietas milagro

Obsesionarse con recuperar rápidamente la figura puede tener efectos perjudiciales, pues perdiendo varios kilos en poco tiempo debilitamos el organismo y solo reducimos la masa no grasa. Como en cualquier época, conviene evitar los dulces y las grasas inútiles, pero no descuidar los hidratos de carbono, que son muy útiles y proporcionan la justa energía. Sí al pan, el arroz y los cereales, a la pasta con salsas ligeras, a base de verduras, y por supuesto a la fruta.

Al dar a luz, no es recomendable empezar a hacer dieta de inmediato pues el cuerpo necesita tiempo, así, espera mejor hasta el control posparto de la sexta semana antes de comenzar a medir tu consumo de calorías y de tratar activamente de adelgazar, y en el caso que decidas amamantar espera mejor unos dos meses, pues empezar a hacer dieta demasiado pronto después de dar a luz puede interferir con tu recuperación y ocasionarte un mayor cansancio, justamente cuando más necesitada de toda tu energía estarás. Siendo paciente y dando a tu cuerpo el tiempo necesario para recuperarse, probablemente termines sorprendiéndote por la cantidad de peso que irás perdiendo naturalmente, en especial si estás amamantando.

Curiosamente el dar el pecho ayuda a recuperar el peso previo al embarazo más fácilmente ya que con la lactancia se queman calorías al convertir la grasa almacenada en el cuerpo durante el embarazo en energía para producir la leche, y ayuda también a que el útero encoja tras el parto, de modo que las madres que amamantan a sus hijos recuperan la figura más deprisa. Aunque por supuesto, amamantando o no, es importante seguir una dieta saludable que ayude a que tu cuerpo se recupere del embarazo y se reponga del esfuerzo que ha hecho. Tu alimentación durante la lactancia debe ser similar a la de cualquier otro momento de tu vida., cuidando también de evitar bollos y patatas fritas, aunque otros muchos alimentos prohibidos en la gestación sí podrán volver a formar parte de tu dieta.

No olvides las frutas y verduras

En tu menú no deben faltar frutas y verduras. Conviene tomar al menos cinco raciones de frutas y/o verduras al día y mejor si la fruta es orgánica, es decir, cultivada sin productos químicos y totalmente de forma naturalmente. Para ahorrarte esfuerzo y que puedas centrarte por completo en tu bebé existe hasta la posibilidad de obtener fruta orgánica fácilmente desde casa a través de Internet, siendo el mejor ejemplo Fruiting.

Por todo esto, tras el parto hazte una dieta sana y equilibrada y tendrás todo el ánimo y ganas para cuidar de tu nuevo bebé.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *