Aceitunas durante el embarazo tus mejores aliadas

Quién no ha disfrutado de una tarde primaveral junto a un tarro de aceitunas y su bebida favorita…uno de los mayores placeres de la vida que podemos gozar los españoles.

La aceituna u oliva​ es el fruto del olivo. La planta procede de Grecia y Asia Menor, donde todavía pueden encontrarse en bosques de olivos silvestres o «acebuches», donde no tiene el característico alineamiento regular propio de las plantas cultivadas.

Las aceitunas son grasas. Años atrás se le tenía pánico a este alimento porque se pensaba que su alta densidad calórica iba a ser perjudicial para nuestra salud. Pero como en todo, en la dosis está el veneno y el reciente descubrimiento de que las grasas no son el factor que provoca que cada vez más haya más obesos por metro cuadrado ha propiciado el interés de la población por informarse sobre sus beneficios nutricionales.

Propiedades nutricionales

El fruto es una drupa comestible, de tamaño variable, con una solo hueso en su interior. Tienen un aporte calórico de unas 167 calorías por cada 100 gramos.

Las aceitunas son fuentes naturales de Vitamina A y C, Calcio, Hierro y Tiamina, también es muy importante saber que las aceitunas son un alimento que se digiere muy fácilmente, por lo tanto su aporte nutritivo es asimilado rápidamente por el organismo en su totalidad o lo que es lo mismo, favorece la digestión. También son antioxidantes, facilitan el vaciamiento de la vesícula biliar y es beneficiosa para prevenir enfermedades cardiovasculares.

Es importante saber que contienen en su composición también la famosa vitamina E que no sufre prácticamente ninguna alteración durante el proceso de elaboración. Por esta razón, la cantidad media de esta vitamina que podemos encontrar en la pulpa de las aceitunas es de 3,17 mg por cada 100 gramos, lo cual es considerado por El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)  una fuente muy fuerte de vitamina E.

Beneficios de su ingesta durante el embarazo

Durante el embarazo su consumo protegerá a los niños de algunas alergias y del asma una vez nacidos, gracias a las propiedades antioxidantes que posee.

Durante el embarazo también se puede comer las aceitunas rellenas de anchoa. Las anchoas de las aceitunas están tratadas.

Son ideales para calmar los antojos de forma saludable además de ayudar a aliviar las náuseas de las embarazadas. Pero no sólo las aceitunas, algunos encurtidos como los pepinillos en vinagre o las cebollitas en vinagre también pueden ayudar a eliminar esas molestas náuseas.

Ahora ya sabes que si estás embarazada y te acecha el hambre las aceitunas pueden ser tus grandes aliadas, ayudando al cuidado del bebé y haciendo más llevadera la gestación. Recuerda que este alimento presenta una alta densidad calórica y que es importante tenerlo en mente para no pasarnos demasiado de nuestras calorías diarias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *