¿Es malo el café durante el embarazo?

¿Es malo el café durante el embarazo?

Existe un debate entre las mujeres que van a ser madres sobre la idoneidad del café durante el embarazo, debate sobre el que hoy vamos a hablar.

Siempre que podamos evitar la cafeína en el período de embarazo será mejor tanto para madres como para futuros bebés. Aun así, si te consideras mamá adicta al café, te dejamos que consumas 200 ml (equivalentes a tres tazas) al día, según aconseja el Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos.

¿Cuáles son los efectos de la cafeína para el feto?

Tengamos en cuenta que el bebé que está a punto de nacer se encuentra en pleno desarrollo inmunológico, por lo que si tomamos café, éste puede atravesar la placenta y llegar al feto, que no es capaz de expulsarlo aún. Por tanto, existe cierto riesgo de aborto.

¿Cuáles son los efectos para la madre?

El consumo excesivo de cafeína no sólo incrementa el riesgo de aborto, que ya es un inconveniente para la madre. También puede incrementar la acidez, trastorno propio en los meses de embarazo, ya que aumenta la segregación de ácidos en el estómago.

No sólo es el café lo que perjudica al embarazo, sino cualquier alimento que contenga cafeína como los refrescos energéticos o el chocolate negro. La cafeína, al ser estimulante, acelera el ritmo cardíaco y sube la presión sanguínea, causando así problemas como el insomnio, nerviosismo o dolores de cabeza.

Es cierto que el feto está menos desarrollado al principio del embarazo, así que no es recomendable el consumo los primeros meses. Los problemas que causa el café son peligrosos y van creciendo a medida que el embarazo avanza también. Esto se debe a que cuanto más cerca está el parto, más lentamente se descompone la cafeína, y, por tanto, más difícil será eliminarla. Por ello, no debemos bajar la guardia en ningún momento del embarazo si queremos que nuestro bebé sea un niño sano.

Además, durante el periodo de lactancia se ha de controlar también el consumo de cafeína ya que a través de la leche se le pasa el café. Para remediar esto, podemos sustituir el café por zumos naturales, leche o bebidas calientes como tilas o menta poleos.

Sabemos que muchas personas son amantes del café, pero si se trata de la salud del feto, conviene privarse de esta sustancia durante unos meses. Cuando veamos la cara de nuestro bebé al nacer, sabremos que habrá valido la pena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *